Intolerancias

Sin duda, la prevención es la mejor medicina.

Por eso, porque la salud de sus hijos es lo primero para nosotros, además de la conservación de la sangre de cordón umbilical de su bebé, Secuvita pone a su disposición un servicio de pruebas adicionales que incluyen exámenes médicos preventivos.

Desde 2009, en Secuvita podemos analizar la herencia genética de su hijo para determinar la intolerancia a ciertos medicamentos o alimentos. Algunas de estas enfermedades aparecen a edad muy temprana. Disponer del diagnóstico le permitirá, con la ayuda de su médico, adoptar medidas preventivas.

En el Screening preventivo están incluidas las siguientes pruebas genéticas:

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia al azúcar de la leche
(lactosa) es un problema muy extendido. Uno de cada 7 niños en Centroeuropa sufre esta amenaza. Si los niños que la sufren ingieren lactosa pueden producirse diarreas, flato, cólicos e incluso infecciones intestinales graves. Si conoce este riesgo podrá evitar todos estos problemas con una alimentación sin lactosa.

Enfermedad celíaca

La intolerancia a la harina de los cereales (gluten) puede producir dolores de estómago, vómitos, pérdida de peso e infecciones de las vías respiratorias. Y en ocasiones incluso diabetes, artritis, morbus Crohn u otras. Una de cada 200 personas sufre este tipo de intolerancia. Con una alimentación sin gluten se pueden evitar sus síntomas y consecuencias.

Carencia de AAT (alfa-1 antitripsina)

Si la cantidad de AAT generada por el organismo no fuera suficiente pueden producirse problemas en el metabolismo. Las consecuencias son daños en el hígado y los pulmones. Uno de cada 2.000 niños es portador de esta alteración genética. Si se detecta pronto, esta carencia podrá cubrirse, si es preciso, con un medicamento a base de AAT. Combinada con otras medidas preventivas pueden evitarse sus limitaciones y consecuencias.

Sordera inducida por medicamentos

De existir la intolerancia a un determinado grupo de antibióticos existe el peligro de pérdida auditiva. Según las estadísticas, uno de cada 12.000 niños se ve afectado por esta intolerancia. Si su médico está informado de ello, puede recetarle como alternativa otros antibióticos y, por tanto, evitar la pérdida de audición.

Hemocromatosis (acumulación excesiva de hierro)

Cuando el nivel de hierro en la sangre es excesivo, éste se va acumulando en los tejidos y en los órganos. La consecuencia: daños graves en los órganos (por ejemplo, en el hígado). Una de cada 350 personas tiene una mutación para el gen de la hemocromatosis. Con un diagnóstico temprano se pueden evitar las limitaciones de la calidad de vida en la edad adulta.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, la navegación por nuestra página web así como su uso. Si continúa dentro de nuestra web acepta su uso, pudiendo obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
preloader